El propósito de un bypass DNS

¿Por qué debo configurar un bypass DNS?

El Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es un elemento crucial de la infraestructura de Internet, que realiza la tarea básica de traducir nombres de dominio legibles por humanos en direcciones IP comprensibles por máquinas.

Piense en Google. Todos recordamos fácilmente google.it, mientras que sería muy difícil recordar 87.22.11.2, por ejemplo.

Eso sin tener en cuenta que, detrás de entidades como Google o Facebook, hay cientos de direcciones IP diferentes a las que se llega sin saberlo en función de sus necesidades (mantenimiento del servidor, velocidad, carga de trabajo…).

Aquí es donde la infraestructura DNS viene al rescate del ser humano, «conectando los puntos» entre las necesidades humanas y las de la máquina.

Pero, ¿por qué instalar un bypass DNS?

Veamos algunas razones:

1. Censura y restricciones geográficas

Algunos gobiernos u organizaciones pueden imponer restricciones de acceso a determinados sitios web o contenidos en función de la ubicación geográfica. Un bypass DNS puede utilizarse para eludir estas restricciones y acceder a contenidos que, de otro modo, no estarían disponibles en una región determinada. Pensemos, por ejemplo, en China, que bloquea a nivel nacional el acceso a gran parte de los contenidos occidentales. Cuidado, el lector no debe percibir que es fácil implementar este bypass; se trata simplemente de un ejemplo en el artículo con fines informativos.

2. Privacidad y restricciones comerciales

Cada proveedor de Internet tiene sus propias DNS y, a través de ellas, puede rastrear los registros de navegación de cada usuario. De hecho, si lo piensas bien, un DNS contiene el «historial» de todas las peticiones que has hecho. Algunos usuarios pueden, por tanto, configurar un bypass de DNS precisamente para proteger su privacidad, optando quizás por servicios más seguros. Esta es, por ejemplo, la promesa de Cloudflare.

De nuevo, a estos efectos, un bypass de DNS es útil para aquel usuario que quiere saltarse las restricciones de la red corporativa, por ejemplo para consultar sus redes sociales.

Ya hablamos de ello aquí (enlace a mi primer artículo…).

3.Velocidad y rendimiento

En algunas circunstancias, se podría utilizar un bypass DNS para mejorar la velocidad de conexión accediendo directamente a direcciones IP conocidas, en lugar de a través del proceso de resolución DNS. Ten en cuenta, sin embargo, que la contienda entre los principales DNS se juega en milisegundos; ¡desde luego no esperes duplicar la velocidad de tu conexión!

Entonces, ¿cuáles son las principales técnicas de elusión de DNS?

La principal (y más obvia) es precisamente el uso de DNS alternativos. En lugar de utilizar los DNS proporcionados por el ISP, el usuario simplemente tiene que cambiar la configuración de la tarjeta de red de su ordenador para utilizar el servicio que prefiera. Este es el ejemplo más simple y básico de desvío de DNS.

Para los usuarios con conocimientos informáticos algo más avanzados, el uso de una VPN es una excelente estrategia de desvío de DNS. Las redes privadas virtuales permiten a los usuarios dirigir su tráfico de Internet a través de servidores remotos, cifrando la conexión y ocultando la dirección IP real. Este método no sólo permite eludir el DNS, sino que también añade una capa de seguridad y privacidad a la conexión (siempre que se confíe en proveedores serios y no en VPN gratuitas ofrecidas por proveedores extranjeros desconocidos).

Otra estrategia para evitar el DNS puede ser el uso de un servidor proxy. Los proxies actúan como intermediarios entre el usuario y los servidores de destino. Cambiando la configuración del navegador o del sistema, el tráfico puede enrutarse a través de un proxy, evitando así el DNS proporcionado por el ISP.

Por último, para los verdaderos «geeks», también se puede configurar un bypass DNS a nivel del archivo hosts. Modificar el archivo de hosts del sistema es un método local de eludir el DNS. Añadiendo manualmente entradas al archivo hosts, los usuarios pueden asociar directamente un nombre de dominio con una dirección IP específica, ignorando la resolución DNS.

Ahora que sabemos cómo realizar un bypass DNS, sin embargo, también necesitamos entender qué implicaciones tiene esta «maniobra», para bien o para mal.

Centrémonos principalmente en la seguridad: el uso de servidores DNS alternativos, VPN o proxies puede plantear riesgos de seguridad. Los usuarios deben confiar plenamente en el proveedor de estos servicios, ya que todo el tráfico se encamina a través de ellos.

No es casualidad que varios ciberataques man-in-the-middle sean, al fin y al cabo, derivaciones DNS fraudulentas.

A esto se añade el problema ético, quizás menos importante para algunos, pero que no hay que subestimar. Si una empresa ha prohibido el uso de determinados sitios, el desvío de DNS para violar estas normas constituye un delito. En este caso, sin embargo, es el administrador de la red, con las configuraciones adecuadas, quien debe evitar que un simple desvío de DNS se convierta en un problema.

En conclusión, eludir el DNS es una práctica que puede adoptarse por diversas razones, pero es fundamental comprender las técnicas implicadas y los riesgos asociados. Los usuarios deben considerar cuidadosamente si eludir DNS es la opción adecuada para sus necesidades y considerar alternativas más seguras y legales, como el uso de VPN fiables. En un panorama digital en constante cambio, la concienciación de los usuarios es crucial para navegar por Internet de forma segura y responsable.


En cualquier Router y Firewall puede activar la protección FlashStart® Cloud para asegurar dispositivos de escritorio y móviles y dispositivos IdC en las redes locales.

Reading time 2 min
Compartir:  
For information
click here
For a free trial
click here
For prices
click here
Follow us on
Linkedin | YouTube